Los abuelos de los hogares de ancianos, una de las prioridades del área de Discapacidad y Tercera Edad

Avanza con su labor la Subdirección de Discapacidad y Tercera Edad de Tornquist Municipio, que tiene como finalidad la atención de adultos mayores y de niños y niñas con discapacidad del distrito, brindando servicio en la localidad cabecera, Sierra de la Ventana, Saldungaray y Villa Ventana.

Para ello, cuenta con un equipo interdisciplinario conformado por las profesionales Luciana Pagnota (psicóloga), Sofía Ragonese (Fonoaudióloga), Magali Baier (Psicopedagoga) y Mariela Fortina (Kinesióloga), y a cargo de la Subdirectora del área, Liliana Lugones.

En los últimos dos años, y fundamentalmente en pandemia y después de ella, el equipo profesional se enfocó en realizar y coordinar actividades recreativas con adultos mayores y personas con discapacidad tanto en el Centro Ecuestre “La Ibérica” como en lugares de interés cultural y recreativo. La finalidad, es el intercambio de anécdotas e historias de vida, interactuar y generar vínculos saludables con otros pares y favorecer el despliegue del deseo la distención y la diversión, luego de dos años de encierro que afectaron significativamente a este grupo.

En ese marco, el último martes los abuelos que integran las familias de los hogares Adela Frizza, Municipal y “Un Buen Lugar”, realizaron una salida al restó “In Time”- donde disfrutaron de un encuentro compartiendo todos ellos la hora del té, reencontrándose en muchos casos con viejas amistades, una buena charla y degustando una rica merienda.

En la actividad estuvieron presentes, el intendente Sergio Bordoni; la Secretaria de Salud, Noelia Baier; el Secretario de Desarrollo, Dr. Gonzalo Iparraguirre, y la Subsecretaria de Desarrollo Social, María Graciela Musso.

LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON UN EQUIPO INTERDISCIPLINARIO

El objeto del equipo interdisciplinario es acompañar el envejecimiento, entendiendo que, es un proceso individual de progresivas modificaciones físicas, sensoriales, funcionales, psicológicas, sociales y ocupacionales que generan en el individuo la pérdida de la capacidad de adaptación y de respuesta al medio.  Si al proceso de envejecimiento fisiológico se añade una enfermedad o incapacidad, y además se acompaña de situaciones socioculturales desventajosas, las dificultades para alcanzar un nivel funcional y ocupacional óptimo serán mayores que en otras etapas del ciclo vital.

Es fundamental estimular y fomentar la autonomía en las personas mayores, comenzar a dar un giro en la perspectiva de la vejez en todos los profesionales socio sanitarios, pensar y trabajar en pos de mejorarles la calidad de vida.

En la actualidad, no se puede concebir a la vejez como una etapa final de la vida sin contenido, sino un estadio de evolución, con patrones cambiantes de ocupación y actividades, desarrollo de habilidades y exploración de nuevos intereses. Por esto, desde el área se insiste en la necesidad de pensar y abordar las distintas áreas ocupacionales, dando a la persona mayor, la posibilidad de mejorar y/o mantener su autoeficacia, conservar al máximo el cuidado de sí mismo, la productividad y las actividades de ocio y tiempo libre.

En ese sentido, fueron trazados los siguientes objetivos:

-Brindar un espacio de reflexión;

-Mejorar nuestras prácticas diarias de atención;

-Fomentar y fortalecer, interdisciplinariamente, las habilidades adaptativas en cada residente (específicamente las habilidades sociales y las habilidades prácticas), mejorando la calidad de vida;

-Articular con las diferentes instituciones de la comunidad, invitándolas a trabajar en este proceso de inclusión de la tercera edad.